Familia deja la puerta abierta 5 minutos, regresa y ven a la vaca en el sofá: “Cree que es un perro”

Las mascotas, como los gatos y los perros, reciben mucho amor y atención de los humanos, y habría que preguntarse si otras especies no se ponen celosas de vez en cuando.

Seguramente hay algunos animales que piensan para si mismos, “Soy igual de lindo que un perro, y ¿por qué no puedo dormir dentro y además ser acariciado?

Tal vez sea solo una cuestión de actuar, como esta vaca, que sabe comportarse como un perro.

MEET GOLIATH, THE ADORABLE BABY COW THINKS HE'S A DOG… LEARN MORE: http://wric.com/2015/11/06/meet-goliath-the-adorable-baby-cow-that-thinks-hes-a-dog/JOIN THE NO KILL REVOLUTION

Gepostet von NO KILL REVOLUTION am Freitag, 6. November 2015

Goliath era tan solo un pequeño ternero cuando Shaylee Hubbs y su familia lo rescataron en 2015: ella le dijo a ABC News que estaba “tan débil y era tan pequeño que no podía mantenerse en pie y lo podías levantar con mucha facilidad”.

Pero pronto el ternero creció… y al crecer encontró una inesperada fuente de inspiración: El gran danés de la familia, Leo.

MEET GOLIATH THE DOG-COW: On Shaylee Hubbs' family ranch in Danville, you can find horses, alpacas, chickens … and Goliath, a baby cow who is “udderly” convinced he's a dog. http://abc7ne.ws/1Q8sG5D

Gepostet von ABC7 News am Freitag, 6. November 2015

Muy pronto la familia pensó que Goliath “creía que era un perro”.

En el momento más memorable, la familia dejó la puerta abierta “durante 5 minutos” y al regresar se encontró al ternero que había aprovechado para entrar y acurrucarse en el sofá:

Shaylee tuiteó la foto, y se volvió viral, compartiéndose más de 40,000 veces.

Cuando Goliat, el ternero/perro se hizo famoso, se publicaron otros ejemplo, y aquí vemos como disfruta cuando lo acarician.

Incluso come en el plato del perro:

Pero es comprensible que Goliath adoptara estos hábitos propios de los del perro: Leo no solo es su amigo más cercano, sino que ha sido la figura paternal principal para Goliath desde que llegó al rancho.

“Podía lamer al ternero en la cara o trataba empujarlo para que se pusiera de pie”, dijo Shaylee a ABC. “Se acostaba con el ternero enfermo durante horas solo para hacerle compañía.”

A la familia no parece importarle que su ternero piense que es un perro, porque lo quieren como si fuera uno, llamándolo mi querida “mascota y miembro de la familia”.

Quién puede decir que un ternero no puede ser el perro de la familia? ¡Dejaríamos a este pequeño en nuestro sofá cualquier día!

¡Comparte esta divertida historia!