Mujer encuentra un caballo moribundo en la zanja, mira más de cerca y ve lo triste en el ojo

Todos probablemente hemos tenido ese segundo que llamamos “destino”. Bien porque hemos encontrado a nuestro futuro mejor amigo, quizás porque llegó esa oportunidad de conseguir un trabajo, o quizá seguro porque alguno tuvo ese cachorro que siempre soñó.

Para Kelsey ese segundo no fue nada divertido. De camino a casa de un mercado de antigüedades y acompañada de su madre, Kelsey se encontró con un caballo tirado en la cuneta. El caballo no se movía y parecía que no se encontraba bien.

Kelsey se acercó y se percató de que el caballo estaba como muerto. Pero lo que ocurrió segundos después es lo que muchos llaman destino.

 

Kelsey y su madre habían estado en un mercado de antigüedades en el estado americano de Illinois. Pero en vez de tomar el camino habitual para volver a casa, siguieron un atajo.

Tomaron un camino nuevo

Y resultó que la decisión de tomar este nuevo camino traería una serie de consecuencias. De repente vieron en la zanja a un lado, algo que les chocó enormemente.

Fuente de la imagen: Youtube/TravisAProbst

Kelsey iba sentada mirando el paisaje mientras su madre conducía. De repente vio algo a un lado de la carretera, algo que estaba tirado ahí sin moverse.

Kelsey pidió a su madre que parara el vehículo para salir a ver lo que era. Y cuando se acercó para ver de que se trataba de inmediato sintió unos escalofríos que le recorrieron toda la espalda.

Dentro de la zanja había un caballo, tan escuálido que no tenía más que piel y huesos. El animal estaba totalmente famélico y parecía que sufría enormemente.

Encontró al caballo en la zanja

Kelsey y su madre no tenía palabras para expresar lo que sintieron al ver el hallazgo. Nunca antes habían visto nada parecido, pero sabían que no podían dejar morir al animal.

Lo ayudaron a ponerse de pie, algo que realmente fue muy difícil pero que finalmente consiguieron. Trataron de colocar al caballo en la parte de atrás del vehículo pero el pobre animal estaba demasiado asustado.

Fuente de la imagen: Youtube/TravisAProbst

Kelsey se dio cuenta de que no podía dejar al caballo abandonado. Ya habían conseguido ponerlo de pie y dejarlo allí solo resultaba demasiado cruel.

Caminaron 14 kilómetros para llegar a casa

Y como el caballo no quería subirse al vehículo, Kelsey decidió otra cosa. Volverían a casa andando.

Kelsey comenzó a andar despacio tomando el camino de regreso a casa. Tenían por delante 14 kilómetros hasta la casa familiar pero no tenían prisa. Lo más importante era que el caballo pudiera avanzar a su ritmo, que tomara confianza y se diera cuenta de que eran buena gente y que solo querían ayudarlo.

Fuente de la imagen: Youtube/TravisAProbst

Pero las cosas no resultaron fáciles cuando llegaron finalmente a casa. El animal sufría mucho y estaba en muy mal estado.

Era necesario que comiera algo y que recibiera el tratamiento adecuado. El caballo estaba famélico. Estaba en los huesos y en la espalda tenía marcas de latigazos.

Heridas e inflamaciones

Tenía heridas en las patas y los dos ojos inflamados. Kelsey no podía comprender como alguien podía tratar a un animal de aquella manera. A pesar de que ella le había sacado de la zanja, no sabía si el pobre caballo iba a sobrevivir.

Y a pesar de no saber cual sería el destino final, ella decidió aceptar el desafío. Cuidó al caballo día y noche, durante cuatro días, dándole todo el amor y el apoyo que necesitaba para ver si finalmente se recuperaba.

Fuente de la imagen: Youtube/TravisAProbst

Cada hora saltaba la alarma y entonces iba a ver como estaba su paciente.

Le ofreció todo su apoyo

La madre de Kelsey no tenía palabras para expresar todo lo que su hija hizo por el caballo, quien recibió el nombre de Sonny,

Pasados unos primeros días muy críticos, el duro trabajo de Kelsy comenzó a tener su fruto. Continuó cuidando a este nuevo miembro de la familia – y el caballo finalmente se recuperó.

Fuente de la imagen: Youtube/TravisAProbst

Se recuperó plenamente

Y si alguien me pregunta por el destino, pondré como ejemplo la historia de Kelsey y Sonny. Si su madre y ella hubieran tomado otro camino, nunca hubieran encontrado a Sonny y posiblemente éste hubiera muerto esa noche.

La vida hizo que ahora fueran dos buenos amigos y miembros de una misma familia – en un hogar donde Sonny recibe el amor y el apoyo que necesita.

Mira más sobre esta fantástica historia entre Kelsey y Sony en el siguiente vídeo:

Kelsey es realmente una persona fantástica. Cuidó a Sonny cuando necesitaba ayuda con urgencia. 

¡Por favor comparte este artículo para elogiar a Kelsey, con su actitud le dio una nueva oportunidad de vivir!