Niño de 8 años pone cámara oculta en el bosque – capta lo increíble y sorprende al mundo

Para mí está claro que los animales tienen sentimientos. Quizá no de manera tan compleja como nosotros los humanos. Pero sé que pueden sentir miedo, pena, y alegría.

Lo he visto yo misma con mi perro, por ejemplo. He crecido en una granja y sé que los animales, como las ovejas y las vacas tienen sentimientos fuertes. Sienten alegría cuando se les da un trozo de pan, tristeza cuando pierden a su cría, y miedo ante gente extraña o ruidos fuerte.

Para mí es obvio, y por lo tanto no estoy tan sorprendida por lo que este chico de 8 años, Dante de Korts, descubrió. Pero no por ello es menos importante.

Dante demostró que los cerdos sienten mucho más de lo que creemos. Y lo hizo instalando una cámara oculta en el bosque.

Los tayasuidos (o puerco de monte) viven salvajes en América. Son animales sociables y viven todos juntos en manadas.
Dante de Kort, de ocho años de edad, siempre ha estado interesado en los animales. Hay muchos tayasuidos en la zona donde vive y le gusta estudiarlos y filmarlos.
Dante siempre ha estado interesado en aprender más sobre estos animales. Pero cuando su madre le leyó un artículo sobre ellos, Dante reaccionó ante un detalle del texto. El redactor del artículo escribió que los tayasuidos se van solos al bosque para morir cuando son viejos o están enfermos.
Pero Dante no estaba de acuerdo con esto.
Su percepción era que estos animales se preocupaban mucho por sus iguales para dejarles solos a la hora de morir por vejez o enfermedad. Dante había visto incluso a un tayasuido llorar a sus muertos.

Dante decidió rechazar al autor del artículo y hacer su propia investigación usando sus cámaras.

Según los investigadores hay muy pocos animales que lloran a sus muertos. Sabemos que los elefantes, los chimpancés y los delfines lo hacen pero por lo general no existe mucha documentación al respecto sobre esta conducta.

Pero Dante y su madre colocaron unas cámaras ocultas en el bosque y consiguieron captar unas increíbles secuencias.

Filmaron a un tayasuido muerto que tuvo varias visitas de sus tristes familiares.

Los miembros de la familia hicieron un círculo alrededor de su compañero muerto. Lo empujaban como si tratasen de devolverle la vida.

Se echaban incluso cerca de él y se quedaban dormidos a su lado.

Dante presentó su investigación como un proyecto de la escuela durante un feria de ciencias para niños y atrajo mucho la atención. Una de las personas que más reaccionaron ante sus imágenes fue la investigadora Mariana Altrichter que estaba presenta para ver la presentación de su hija.

– Me di una vuelta para ver los diferentes proyectos relacionados con ciencias naturales y entonces vi el trabajo de Dante, con las fotos de los puercos del bosque. Cuando comencé a leer su proyecto no podría creerlo, cuenta esta investigadora a  The Dodo.

Nunca había oído que los tayasuidos reaccionaran de esa manera cuando muere un miembro de su familia.

Ningún investigador quería escuchar

Durante la presentación de su investigación Dante también describió como había tratado de contactar con varios investigadores en este área para enseñarles sus películas, pero nadie se interesó ni contestó a los mensajes de un niño de 8 años.

Entonces Mariana Altrichter decidió ayudarle.

Como ella misma era investigadora decidió publicar un artículo científico sobre el asunto en colaboración con Dante. No tardaron mucho los periódicos y la televisión en interesarse por el tema, queriendo escribir sobre el descubrimiento.

Mariana espera que el descubrimiento de Dante pueda llevar a un mejor conocimiento de estos animales.

“Mucha gente solo los ve como algo incómodo, especialmente en los Estados Unidos, donde se mueven en los jardines de las personas y comen plantas”, dice y continúa:

– Este descubrimiento puede hacer que las personas los vean de otra manera, como animales inteligentes que tienen relaciones sociales más complejas.

En el vídeo puedes ver algunas de las películas de Dante:

No puedo más que elogiar el descubrimiento de este pequeño de ocho años. Yo creo que muchos animales tienen sentimientos que nosotros los humanos no podemos o no queremos entender. 

Nosotros los humanos queremos vernos a nosotros mismos como las criaturas superiores del planeta, cuando el plantea en realidad pertenece a los animales tanto como a nosotros.

¡Comparte este artículo si estás de acuerdo!