4 perros esperan a su dueño en la puerta del hospital – ahora la entrañable escena conmueve a toda la red

La fidelidad y el amor de los perros a sus dueños es indestructible. Y se me parte el alma cuando veo a animales que pierden a sus dueños porque además no hay forma de hacerles entender lo que ha pasado, aunque yo creo que ellos a su manera lo entienden.

Nuestros inseparables amigos de cuatro patas están ahí siempre para nosotros. Esperándonos en casa o en la puerta del hospital si fuera necesario.

Y este fue el caso de estos 4 perritos cuya foto se ha hecho viral. Esta familia peluda esperó fielmente a su dueño en la puerta del hospital y una trabajadora del centro no pudo resistirse a inmortalizar la tierna escena.

Ana Cristina Mamfrim es recepcionista del hospital de Regional Alto Valle, en Rio de Sul (Brasil). Un día que trabajaba de turno de noche, recibió a un paciente, una persona sin hogar, que llegó acompañado de sus amigos de cuatro patas, sus cuatro perros, según recoge Telecinco.

El hombre fue ingresado en el hospital para darle la atención médica que necesitaba, pero sus perros se negaron a abandonarlo y esperaron fielmente en la puerta del hospital.

Com tanta gente mal por aí, hoje me deparei com essa cena. No hospital em que trabalho, as 3h da madrugada, enquanto…

Posted by Cris Mamprim on Saturday, 8 December 2018

Así lo cuenta Ana Cristina en su página de Facebook:

“Hoy me encontré con esta escena. En el hospital en el que trabajo, a las 3 de la madrugada, mientras su dueño (que vive en la calle) estaba siendo atendido, sus compañeros esperaban en la puerta. Una persona sencilla, sin lujos, que depende de la ayuda para vencer el hambre, el frío, los dolores, las maldades del mundo, pero tiene a su lado los mejores compañeros, y el intercambio es recíproco. Intercambio de amor, cariño, calor, comprensión. Una persona que nos confesó que deja de comer para alimentarlos.”

Su publicación la han compartido casi 75.000 personas en Facebook, y no me extraña que haya tenido tanta repercusión, porque es una de esas historias, de esas escenas y personas que hacen que la vida merezca un poco más la pena.

Fuente: Youtube

“No sé cómo es su vida, porque está en la calle, y no me importa ni la juzga, pero admiro el respeto y el amor que tiene por sus mascotas. Verlos así, esperando en la puerta, sólo muestra lo amados y lo bien cuidados que están. Ay, si todos fueran así…. si no hubiera maldad, malos tratos…”, escribe Ana Cristina.

La espera duró una hora y cuando el hombre salió, tras ser curado y medicado, sus fieles amigos lo estaban esperando. Yo creo que esa es la mejor medicina.

Esta tierna historia solo me confirma el amor incondicional de nuestros perros. A mí me ha alegrado el día y por eso la comparto. ¿Te animas a compartirla también?