Adolescente cruel dejó a cachorro con 3 piernas quebradas, 11 fracturas y una eutanasia forzada

La crueldad hacia los animales es difícil de escuchar y mucho más difícil de ver, pero es importante que hagamos circular historias sobre abuso y negligencia para crear conciencia. Un mal necesario por ahora, pero es así.

Por supuesto, a ningún ser humano en su sano juicio le gusta la idea de causar dolor a un animal , y mucho menos si es una mascota querida como un gato o un perro. A pesar de esto, sin embargo, los animales de todo el mundo son maltratados todos los días y solo adoptando una posición sólida podemos esperar cambiar eso.

Por este motivo, nunca debemos olvidar los casos de maltrato animal, sin importar si son desagradables o hace cuánto tiempo ocurrieron. Tomemos el caso de Logan Smoor, de 18 años, por ejemplo. Este adolescente fue encarcelado durante 15 meses y se le prohibió de por vida poseer animales. La razón: lo que le hizo a un cachorro de seis meses.

Crédito: PetsFans

Según las fuentes, Smoor, de Christchurch, New Zealand, fue sentenciado por dos cargos de maltrato animal en 2016.

El joven de 18 años se había quedado a cargo de un cachorro, llamado Kia, mientras su padre estaba en el extranjero. Cuando el padre regresó, se dio cuenta de que el perro estaba angustiado y por eso buscó ayuda.

Fue en la Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales donde se hicieron evidentes los actos diabólicos de Smoor. El cachorro tenía 11 fracturas, incluidas dos en la mandíbula inferior, varias fracturas en la cabeza y costillas y tres fracturas de piernas. Estaba muerta de hambre y no tenía visión en su ojo derecho.

El veterinario que la examinó le informó que estaba sufriendo terriblemente. Finalmente, tuvo que ser sacrificada para terminar con su agonía.

La jueza Jane Farish condenó a Smoor a 15 meses de prisión por una serie de actos horribles, que incluían también matar a su hamster, agredir a una mujer y dañar un autobús público.

Sin embargo, fue lo que le hizo a la pobre Kia lo que resalta por su particular crueldad y brutalidad. La inspectora de bienestar animal, Claire Ripper. describió el caso como “uno de los casos más horribles que había tratado”.

“Es espantoso pensar que Kia sufrió un dolor tan insoportable que incluso las funciones corporales básicas, como comer, beber y orinar, eran muy difíciles de ejecutar, causándole mucho dolor y angustia.”

Casos de este tipo me revuelven el estómago. El pobre cachorro no hizo nada malo y fue maltratado hasta tal punto que la muerte era mejor opción que vivir con dolor continuamente.

Sinceramente espero que Smoor haya usado su tiempo en prisión para reflexionar sobre sus acciones. Si no, el mundo no tiene cabida para personas como él.

Comparte este artículo si tú también estás en contra de la crueldad animal.