FOTO: Network for Animals

Burros sangrientos y adoloridos sufren cada día – para el disfrute de los turistas

Alrededor de 500 escalones son los que tienen que subir los turistas para disfrutar de la vista de Fira, la capital de la isla griega de Santorini.

Para los que quieren evitar los sudores de la subida, hay animales para que los pueden llevar. Los tradicionales tours en burro se han convertido en una popular atracción en la ciudad.

Pero detrás de esta escena se esconde una sangrienta historia – en la que los burros son tratados en terribles condiciones. Ahora el mundo tiembla tras ver las fotos de los burros en Santorini.

Los burros suben y bajan, cargando turistas, por la empinada colina, bajo un calor extremo, durante varias horas al día.

Ahora la organización de Network for Animals da la voz de alarma sobre las condiciones terribles en las que se encuentran los burros de Santorini.

Es un trabajo sin descanso, siete días a la semana. Y ni siquiera reciben cuidados, ni la comida y el agua que necesitan.

Las fotos que revelan la tortura

Una imagen dice más que mil palabras, se suele decir. Y este caso es un gran ejemplo. Ahora Network for Animals ha publicado unas fotos de los burros maltratados que hacen temblar. En ellas se pueden ver las heridas abiertas que tienen los burros en sus lomos, el pelaje estropeado, y la mayoría están tan agotados que ni quieren pueden subir la escalera.

FOTO: Network for Animals

Un representante de la organización Network for Animals cuenta que los burros no pueden llevar más del 20% de su propio peso, por lo que incluso llevar a los turistas más delgados es un gran esfuerzo para ellos.

FOTO: Network for Animals

Esto es lo que pueden hacer los turistas

No son solo los organizadores de estos paseos los culpables de este sufrimiento. Los turistas que pagan por usarlos están contribuyendo al sufrimiento de los animales. Los turistas pueden parar esto renunciando a pagar por ello.

Gracias a activistas por los derechos de los animales de todo el mundo, cada vez es más difícil para los responsables continuar con este tipo de actividades.

Nosotros, como turistas, deberíamos decir no a este tipo de “atracciones”. Haz tu parte no participando en estas actividades y comparte esta historia para que los demás sean conscientes de lo que en realidad sufren los animales por hacer disfrutar a los humanos.