Mujer encuentra un cachorro abandonado en el parque – mira de cerca y entiende por qué su dueño lo ha dejado

Petey solo tenía un mes de vida cuando a su hermano y a él los abandonaron en un parque de California, en EEUU. Luchó por su vida en ese parque. Tenía frío y miedo y se sentía solo.

Por suerte una madre y su hijo pasaron por allí y vieron a los dos cachorros abandonados. Sabían que tenían que actuar rápido. Tomaron a los dos cachorros y los llevaron a Sacramento SPCA,una organización que recoge a animales abandonados.

Los dos cachorros se encontraban en mal estado. Desgraciadamente el hermano de Petey murió justo después de ser rescatados. Pero Petey era fuerte y luchó por su vida.

Los veterinarios lo alimentaron con nutrientes y líquidos. Descubrieron que tenía heridas en el cuerpo y lombrices en el estómago.

Pero había algo raro en él además de las heridas visibles.

”No podía mantenerse en pie sin caerse. Y no sabíamos si esto era debido al maltrato, a una enfermedad o a un defecto de nacimiento” cuenta Sarah Varanini para The Dodo.

Facebook

Pero cuanto más pasaba el tiempo, y mejor estaba Petey más claramente se veía que este defecto no mejoraba. Entonces descubrieron que Petey sufría de hipoplasia cerebelosa, una enfermedad neurológica que le dificulta la movilidad.

Se puede vivir bien.

No hay ninguna medicina para curar esta disfunción, no obstante se puede llevar una buena vida. A Petey se le enseñó a echarse cuando comía, lo que le facilitaba mucho comer.

A pesar de sus problemas, Petey era un gran cachorro al que le encantaba jugar y bromear. La enfermedad no lo afectó de ninguna otra manera, y tendrá una vida tan larga y buena como cualquier otro perro.

Facebook

Pero iba a ser un poco más difícil encontrarle un hogar. Sería difícil encontrarle una familia que lo quisiera adoptar con la hipoplasia cerebelosa.

Pero el 31 de marzo Sacramento SPCA encontró la familia perfecta para Petey.

Este perro pudo ser salvado gracias a fantásticas personas que aman a los animales y no abandonan en su empeño en darles una mejor vida. A Petey le dieron una oportunidad a pesar de su discapacidad. Y ahora vive en una familia que le quiere tal y como es.

Todos los perros se merecen un hogar donde los quieran. Comparte si estás de acuerdo.

¡Suerte Petey!