Conserje halla a perro muerto de hambre y corre a ayudar: Cuando el veterinario levanta su pata rompe a llorar

Si alguna vez has vivido en un edificio de apartamentos, probablemente habrás tenido contacto con trabajadores de mantenimiento. Tienen la tarea de arreglarlo todo: desde grifos que gotean hasta luces rotas y mucho, mucho más. Y dado que los inquilinos les permiten entrar a sus hogares para hacer el trabajo, los trabajadores de mantenimiento a menudo tienen una idea de lo que sucede de puertas para adentro. Por lo general, no hay mucho que ver. Pero esta vez, lo impensable estaba sucediendo en un edificio en Georgia.

Esta es la historia del peor problema que un trabajador de mantenimiento del Condado de Clayton se encontró jamás, y ni siquiera era lo que el propietario del apartamento le había pedido que arreglara.

Era un perro, un pitbull gris.

El pobre perro no era más que un saco de huesos. El trabajador de mantenimiento sabía que un perro no debería vivir así y llamó a la policía, pero le dijeron que no podría rescatarlo porque sería considerado un robo.

Entonces el hombre llamó a control de animales, quien dejó avisos en la puerta del dueño del perro. El abuso continuó, sin embargo, hasta que el trabajador de mantenimiento finalmente tuvo su oportunidad.

Una mañana, vio al perro en una pequeña jaula en la calle. Su dueño lo había abandonado. Era una manera terrible de deshacerse del perro, especialmente uno en tan malas condiciones, pero también le daba al trabajador de mantenimiento la oportunidad de ayudar.

Inmediatamente rescató al pobre perro de la jaula y lo llevó al hospital de animales más cercano, a una hora y media de distancia.

“Cuando vino aquí lloraba, estaba llorando, no lo podía creer”, dice Cinnamon Koch, que trabaja en el hospital de animales, a BC 11 Alive. “Este es el peor caso que he visto. Es tan dulce y amoroso. Todo lo que quiere hacer es besarte”.

El veterinario notó que además de estar esquelético, el perro también tenía quemaduras en sus patas.

Ella dice que por muy mal que se vea el perro probablemente sobrevivirá, gracias al trabajador de mantenimiento que lo llevó al hospital. Como no tenía idea de cuál era el nombre del perro, lo nombró como su ángel de la guarda, el trabajador de mantenimiento: Mikey.

Poco después de que Mikey llegara, cuatro niñas supieron sobre él y donaron su asignación semanal para ayudarlo a recuperarse. Visitan el hospital de animales tan a menudo como pueden para verlo.

SO SWEET: The four girls pooled their money and put towards Mikey's recovery 🐶

Posted by NBC Charlotte on Sunday, 27 May 2018

Mikey solo pesaba alrededor de 24 libras (10 kg) cuando fue admitido en el hospital, aproximadamente la mitad de lo que debía pesar.

La policía informó que sabe quién hizo esto, pero aún no ha presentado cargos, ya que actualmente todavía están investigando el caso, informa NBC.

Mira este video (en inglés) para que puedas ver lo adorable que es Mikey.

Gracias a Mikey, el trabajador de mantenimiento y a todos los otros amantes de los animales que hay en el mundo. El mundo es un lugar mejor gracias a vosotros. ¡Comparte esto y ayuda a que los animales tengan una vida mejor!