Dueño lleva a perro a la cárcel – se le corta la respiración cuando él de repente sale corriendo hacia prisionera

El vínculo entre las personas y los perros es más fuerte de lo que muchos creen. E independientemente de que hayan pasado unos meses o incluso años, los perros reconocen las caras.

Esto fue precisamente lo que ocurrió con Bill Campbell, que se llevó a su perro guía a la prisión, donde su amigo de cuatro patas Pax había crecido y había sido entrenado.

Pero el encuentro iba a ser inesperado – cuando el perro de repente se separó y salió corriendo hacía uno de los internos.

Fuente de la imagen: Youtube/OWN

Pax era el perro guía y el mejor amigo de Bill Campbell. Bill había quedado traumatizado durante su servicio en el ejercito americano y sufría lesiones en el cerebro.

Consiguió la ayuda de un perro guía

Cuando volvió a su hogar, tenía miedo de salir de su casa y sufría de estrés postraumático. Pero por suerte pudo obtener ayuda – y Pax fue la respuesta.

Gracias a la organización “Puppies Behind Bars” (“Cachorros tras las rejas”)  consiguió a su perro guía Pax. El perro estaba dentro de un programa donde éste junto con otros perros habían sido entrenados en la cárcel.

Había crecido en la cárcel

La organización ofrece la oportunidad a los prisioneros de entrenar a perros guías para servicios de ayuda a personas privadas necesitadas.

Fuente de la imagen: Youtube/OWN

“Los cachorros llegaban a la prisión cuando tenían alrededor de ocho semanas y vivían en la cárcel durante 24 meses. Los perros iban creciendo y se convertían en perros cariñosos y serviciales y al mismo tiempo los internos contribuían con la sociedad con la que debían arreglar sus delitos”, escribe la organización en su página web.

Una forma en que los perros ayudan a las personas a superar su ansiedad es obligarlos a abandonar la casa. En realidad, los perros deben ir a pasear y, en el caso de estos perros, aclimatarse al mundo exterior fuera de la cárcel.

Pax no solo ayudó a Bill a seguir adelante con su vida, también lo ayudó con todo desde viajes a paseos regulares. Había aprendido a estar cerca de su dueño y le advertía si alguien venía con extrañas intenciones.

Volvió a su antigua casa

Para una persona como Bill, que tenía ansiedad y estrés postraumático después de la guerra, su perro valía más que nada en el mundo.

Un día, Bill decidió que él y Pax harían una excursión, a un lugar muy especial. Junto con su esposa Domenica, viajaron más de 300 km hasta la prisión de New York Bedford Hills. Un lugar que Pax conocía bien ya que fue el lugar donde fue criado.

Fuente de la imagen: Youtube/OWN

La cárcel era una prisión de alta seguridad para mujeres, y Pax supo de inmediato que se encontraba en un lugar bien conocido.

De repente vio a una cara conocida. La mujer llamada Laurie Kellogg, interna de la cárcel, estaba a una cierta distancia. Era ella la que adiestró a Pax – y un segundo más tarde él estaba a su lado.

Pax salió corriendo

Pax salió corriendo hacia una llorosa Laurie. Su alegría era inmensa. Pax saltaba a su lado, movía la cola alegremente, y le dio tantos lametazos como podía.

Bill pudo oír toda la historia sobre Pax y Laurie y abrazó con fuerza a la mujer cuando estuvo cerca de ella. Laurie estaba en la cárcel  por asesinato y ella también tenía estrés postraumático después de haber sido sometida a violencia durante varios años.

Fuente de la imagen: Youtube/OWN

Recibió a Pax justo tres semanas después de la muerte de su padre. Su compañía la salvó de una honda de tristeza.

“Me ayudó a sentirme libre”

“Sabía que acabaría en un lugar seguro. Me ayudó a sentirme libre en un lugar en el que debería sentir todo lo contrario”, comenta Laurie.

Tras toda una tarde juntos llegó la hora de despedirse. A pesar de ser un corto reencuentro fue enormemente amoroso y enriquecedor.

Mira en el siguiente vídeo del bello reencuentro entre Laurie y Pax.

Se me salieron las lágrimas al ver este maravilloso reencuentro entre Laurie y Pax. El vínculo entre el perro y las personas es realmente más fuerte de lo que uno cree.

Comparte el artículo entre tus amigos para que ellos también puedan conocer esta bella historia.