El dueño del perro murió y el perro se niega a mirar a los demás – hasta que una persona lo mira

Cuando tu vida se destroza dependes del apoyo de tus seres queridos. Pero si no hay nadie ahí que te pueda recibir cuando te caes, ¿entonces uno que hace?

Rio, una mezcla de un golden retriver, se encontró en una situación donde toda su vida cambio.

De repente, su dueño falleció. Tras haber vivido en un hogar amoroso con su cariños dueño lo mandaron a un refugio de animales estéril con personas desconocidas.

Cuando el dueño de Rio falleció se llevaron al perrito al refugio Detroit Animal Care and Control. Pero después de que Rio llegara el personal se dio cuenta de que todo no estaba bien.

El pobre perro se negaba a comer, no dejaba que nadie lo acariciara y solamente se mantenía sentado en una esquina – mirando hacia la pared.

Facebook/DetroitDogRescue

Después de haber vivido 10 años con su dueño, Rio estaba confundido y con el corazón roto.

Él no podía entender cómo de repente toda su vida había “desaparecido”. Él ahora era uno de muchos perros en este miedoso y desconocido refugio.

Rio estaba de luto y siempre estaba con la cabeza hacia abajo – parecía como si se había dado por vencido.

El personal en el refugio sabía que tenía que hacer algo, así que contactaron a  Detroit Dog Rescue.

“Nosotros nos encargamos de casos más difíciles, cuando se trata de perros que realmente sufren en los refugios”, cuenta Kristina Millman-Rinaldi, jefe de Detroit Dog Rescue, según The Dodo.

”Muchas personas no entienden que los perros son tan sensibles. Ellos sienten lo mismo que nosotros, sienten todo alrededor”.

Facebook/DetroitDogRescue

A pesar de que llevaron a Rio a Detroit Dog Rescue’s center, su estado empeoró.

Rio había perdido la alegría en la vida, no respondía cuando lo llamaban y seguía sentado en su esquina.

Kristina, que trabaja en el refugio, sabía que la única manera en la que podían ayudarlo era encontrarle un hogar amoroso.

Esperaban que esto le ayudara a Rio a sentir un poco de normalidad otra vez

Después de unas llamadas Kristina contactó un voluntario llamado Ryan Callahan y a su esposa Tashia. Cuando se enteraron de la historia de Rio no dudaron un segundo en adoptarlo. Y esto a pesar de que ya tenían dos perros propios y uno que habían adoptado .

Facebook/DetroitDogRescue

”Fue el perro correcto, el sitio correcto, el momento correcto”, dice Ryan.

Cuando Rio llegó a la casa de la familia Callahan inmediatamente se empezó a mejorar.

Por primera vez dejaba que personas lo acariciaran. Era casi como si el perro podía sentir que Ryan y su esposa estaban ahí para ayudarlo.

Para asegurarse de que Rio estuviera bien cómodo le prepararon un propio cuarto para él, en la casa-oficina de Ryan.

Durante la primera semana Ryan, que trabaja desde la casa, podía pasar más tiempo con Rio y hacerlo sentir seguro. No tardó mucho tiempo hasta que Rio se sentía cómodo al lado de Ryan y se acostaba en su piernas y lo miraba con ojitos algres.

Facebook/DetroitDogRescue

”Cada vez que salimos con él mueve la cola y le encanta salir al bosque con nosotros”, cuenta Ryan.

Rio ha pasado por mucho, así que el refugio y la familia Callahan están pensando muy bien como hacer con el futuro de Rio.

Esperemos que Rio encuentre una familia permanente en poco tiempo, donde se sienta bien. El trabajo que la familia Callahan ha hecho definitivamente a ayudado a que Rio se siente mucho mejor hoy.

”Yo espero que su nueva vida – sea lo que sea – sea aún mejor de lo que tuvo antes”.

Facebook/DetroitDogRescue

En un tiempo donde muchos animales son maltratados y tratados sin respeto y amor me pongo feliz de ver que hay gente tan buena y que se preocupa tanto por los animales.

¡Te invitamos a compartir este artículo en Facebook y dejar un comentario, si también te pareció esto un lindo ejemplo!