Ella ve a perra triste y abandonada en el refugio – mira sus ojos de cerca y descubre lo impensable

Sarah Sleime es una verdadera amiga de los animales. Ella trabaja regularmente como voluntaria para Greater Charlotte SPCA y ayuda a cuidar a los animales sin hogar.

Un día, cuando visitó uno de los refugios de animales en el área, vio a una pitbull triste y sola en una de las jaulas. Había algo en esa perra que la conmovió. La perra tenía ojos tristes que demostraban una vida en soledad.

Cuando Sarah miró de cerca podía incluso ver una lágrima en el ojo de la perrita.

Aunque los perros no lloran de la misma forma que los humanos, era obvio que la perra estaba deprimida. Sus ojos estaban tristes y miraban a la nada.

Facebook/Sarah Jennings Sleime

Sarah podía ver que era una hembra que había tenido cachorritos recientemente. Además, la perra tenía sobrepeso y estaba en pobres condiciones.

El personal le dijo que la perra, llamada Cinnamon, fue abandonada en el refugio sola sin sus cachorritos. Ella posiblemente fue usada para criar y el dueño no la consideró más útil.

Facebook/Sarah Jennings Sleime

Sarah empezó a hablar a Cinnamon, diciéndole palabras de aliento. Entonces, una lágrima se deslizó por los ojos de la perrita. Cuando Sarah la vio supo que tenía que ayudar a la perra de alguna manera, ella tuvo una idea.

Pedido de ayuda

Sarah tomó su teléfono y grabó un video de 37 segundos de la triste perrita. Luego lo subió a Facebook con un mensaje pidiendo ayuda.

Pero ella nunca podría haber predicho el impacto que tuvo el video. En sólo un día, 700.000 personas lo habían visto. Gente de todo el mundo vio el video y quería ayudar a Cinnamon.

Uno de ellos era Meghan Shelton y su familia.

 

Facebook/Sarah Jennings Sleime

Sarah ya conocía a la familia y estaba segura de que sería la casa perfecta para Cinnamon. Días después, la perrita llegó a su nuevo hogar.

Además de su familia humana, Cinnamon también consiguió a un nuevo hermano canino llamado Blu.

acebook/Sarah Jennings Sleime

Como Cinnamon encontró una casa permanente y pudo dejar atrás su tristeza, su familia decidió darle un nuevo nombre. Hoy, la triste perrita que Sarah encontró en el refugio de animales se llama Rosie y nunca estará triste de nuevo.

Mira el video que ayudó a Rosie a encontrar una familia para siempre.

¡Buena suerte en tu nueva vida Rosie!

Por favor, comparte esta historia enternecedora si también piensas que todos los perros merecen tener un hogar que los quiera.