Enfermera jubilada baña a los perros con amor y cariño durante sus últimos días en el hospicio canino

Cada perro que se pone al cuidado de Nicola Coyle es invitado a una cena con carne y a un viaje a la playa. Para todos los perros estas serán las últimas cosas con las que podrán disfrutar.

Y esto porque Nicola inició el proyecto del hospicio canino The Grey Muzzle  y allí proporciona los últimos cuidados a los perros que tienen seis meses de vida o menos.

“Puede ser un trabajo absolutamente desgarrador”, dijo al Nottingham Post. “Pero no puedo soportar la idea de que pasen sus últimos momentos sin el amor que merecen”.

 

Antes de abrir un hospicio para perros fuera de su casa en Mansfield, Inglaterra, Nicola trabajó rescatando a perros con problemas y además era enfermera. Una vez que se jubiló, quiso ayudar a los animales durante los últimos días de sus vidas.

Gepostet von The Grey Muzzle Canine Hospice Project am Freitag, 14. Juni 2019

Todos los perros que Nicola cuida provienen de perreras, según ABC News, y generalmente serán sacrificados si no encuentran un nuevo hogar.

Siempre suele tener dos o tres perros en su hogar, mientras que los otros que ella rescata viven en hogares de acogida.

A few more pics of our little day at the seaside today…we are home now,Buddy,Jack and Matilda have had the loveliest day??☀️?FYI The flake was eaten by me not the dogs?

Gepostet von The Grey Muzzle Canine Hospice Project am Donnerstag, 30. Mai 2019

“Si están lo suficientemente bien, los llevamos un día a la playa, les damos pescado, patatas fritas y helado”, dijo. “También los llevamos al pub local – es muy amigable con los perros y allí también recibirán una cena con carne”.

Nicola se gasta aproximadamente 621 dólares por perro tratando de hacerlos felices los últimos días de su vida. Incluso a veces celebra sus cumpleaños.

Please keep our beautiful Scooby in your thoughts today,tomorrow he will be helped to cross the bridge.His health has…

Gepostet von The Grey Muzzle Canine Hospice Project am Sonntag, 20. Januar 2019

“Muchos no han tenido una vida muy agradable, han sido utilizados para criar o como perros guardianes, y cuando ya no sirven son abandonados y ya está”, dijo Nicola. “Solo quieren sentirse amados y seguros. Realmente creo que deberían tener un buen final”.

Bendita Nicola por darles a estos animales el amor que se merecen al final de sus vidas. Se sienten afortunados por tener a alguien que los quiere y se preocupa por ellos.

Comparte este artículo en Facebook y agradece a Nicola el trabajo que hace con estos pobres animales.