Enfermera lleva a escondidas una perr al hospital para que su dueño moribundo pueda darle un último abrazo

Muchas personas mayores la única compañía que tiene a diario es la de sus mascotas. Para muchos les da una razón para seguir adelante, ayudan a combatir la soledad e incluso pueden animar en momentos difíciles.

Un anciano, que estaba pasando por el momento más oscuro de su vida, lo que más necesitaba era a su mejor amiga de cuatro patas.

David King estaba recibiendo tratamiento para el cáncer en un hospital de Missouri, pero lamentablemente estaba perdiendo la batalla contra esta horrible enfermedad.

Image
Twitter

Su esposa, Cindy, sabía que quería ver a su pequeña Yorkie para poder despedirse de ella, pero lamentablemente la política del hospital no lo permitía.

La enfermera de David, que había estado con él durante todo el tratamiento y sabía por lo que había pasado, comprendió la necesidad de cumplir su deseo antes de que falleciera, así que cuando Cindy le pidió ayuda, se sintió muy feliz de ayudar.

‘Perdía la batalla contra el cáncer’

Con la ayuda de la enfermera de David, y la determinación de Cindy, pudieron colar a la perrita, llamado Lil Fee, para que David pudiera abrazar a su amada mascota por última vez.

La nieta de David, Ellie, compartió una imagen del conmovedor reencuentro en Twitter, junto con el siguiente mensaje: “Mi abuelo está perdiendo la batalla contra el cáncer, por las enfermeras ayudaron a mi abuela a llevar a escondidas a su perra al hospital para despedirse”.

El tweet rápidamente se volvió viral, más de 1.000 personas reaccionando y elogiando a la enfermera por sus generosa acción.

Ellie le dijo a Yahoo Lifestyle: “Mi abuelo amaba a su perro Lil Fee; ella lo seguía a todas partes. Él la llevaba a todos los lugares que podía. Mi abuelo había luchado contra el cáncer durante los últimos dos años, pero la semana pasada se apoderó de todo su cuerpo.

“Pasó aproximadamente una semana en el hospital y mi abuela trajo fotos de la perrita”.

Pero su familia sabía que sostener a Lil Fee sería mucho mejor que ver fotografías.

“Un momento que nunca olvidaré”

“Las enfermeras siempre escucharon a mi abuela hablar de Lil Fee”, agregó Ellie.

“Así que la animaron y la ayudaron a colar a la perrita en el hospital. Hicieron que mi tía llevara a la perra en un bolso grande”, dijo.

Ver a su amada perrita también lo animó a hacer algo asombroso.

“Por primera vez ese día, movió el brazo en un intento de acariciar a su Lil Fee. Fue un momento que nunca olvidaré”, dijo Ellie.

Image

El amor que tenemos por nuestras mascotas es muy poderoso. Me alegro de que David haya podido abrazar a su amigo de cuatro patas durante sus últimos momentos. Espero que le diera el consuelo que se merecía.

Por favor comparte.