Abandonan a bebé para que muera en la basura – entonces una gata callejera hace lo que nadie espera

Nuestros animales tienen un sentido y una virtud especial para captar cuando algo no va bien.

Hemos visto innumerables casos al respecto – pero quizá sea esta historia la que demuestre realmente lo fantásticas que pueden llegar ser nuestras mascotas.

El personaje principal de esta maravillosa historia se llama Masha y es una gata callejera.

Toda su vida ha vivido en las calles de Obinisk, una ciudad en el corazón de Rusia.

YT/TheGoldenPhoenix

Por fortuna hay muchas personas de buen corazón en el barrio donde Masha vive.

Muchos vecinos le ofrecen comida e incluso le permiten dormir en sus casas cuando hace frío por la noche.

YT/TheGoldenPhoenix

Irna Lavoraa, de 68 años, vive en un piso alquilado. Un día al bajar la basura oyó un ruido extraño.

Provenía del sótano y cuanto más lo escuchaba más se daba cuenta de que era un lamento.

Irna pensó que Masha quizá se hubiera lastimado y se apresuró escaleras abajo.

Wikipedia

Pero lo que vió en este frio y húmedo sótano resultó impactante.

Allí yacía un bebé abandonado en un caja de cartón en el suelo.

Y a su lado estaba Masha.

YT/TheGoldenPhoenix

Las autoridades creen que se trata de un varón de 12 meses de edad. El bebé llevaba varias horas en esa caja de cartón.

No obstante el pequeño mantenía el calor gracias a que Masha se había acurrucado cerca de él y le había hecho compañía.

Pero si Masha no lo hubiera descubierto, posiblemente el bebé hubiera muerto allí abajo.

YT/TheGoldenPhoenix

El bebé fue trasladado de inmediato al hospital. Incluso en ese momento, cuando llegó la ambulancia, Masha mostró sus instintos maternales. Según los enfermeros, la gata corrió detrás de la ambulancia y maulló al marcharse ésta del lugar.

”Estaba muy preocupada cuando vio que nos llevábamos al bebé. Corría y maullaba al marcharse la ambulancia. Era enternecedor”, comenta la conductora de la ambulancia Vera Ivanina a International Business Times.

YT/TheGoldenPhoenix

Los testigos aseguran que el gato estuvo varias horas en la calle esperando que la ambulancia volviera de nuevo.

El bebé parece que se encuentra en buen estado a pesar de las circunstancias. La policía se ha puesto de inmediato a buscar a sus padres.

“Masha es una gata tranquila y cariñosa. Cuando la oí maullar pensé que se había lastimado. Pero lo que pasaba era que ante todo quería proteger al bebé guiada por sus instintos maternales”, nos cuenta Irna Lavora.

Uno se enternece leyendo este tipo de historias. ¡Los animales entienden mucho más de lo que muchos creen!

¡Comparte este artículo si quieres que sean muchos los que elogien el instinto heroico de la gatita Masha!