Mamá humana tiene que dejar a su perro abandonado con una nota – pero el destino los va volver a juntar

Todos los perros merecen vivir una vida feliz, en un hogar seguro y con amor. Desafortunadamente este no es el caso para todos los animales, hay muchos que no tienen otra opción que vivir en la calle.

Muchas veces también hay situaciones donde los dueños simplemente ni pueden cuidar más a sus amados amigos peludos.

El veterinario de esta historia iba a vivir esto, después de ver un perro abandonado afuera de su clínica. En la jaula también había una nota que revelaba la triste verdad.

Tener que decidir que uno tiene que abandonar a su mascota es algo muy duro, nadie debería tener que tomar esa decisión. Pero afortunadamente este fue el caso de una dueña de perro en Connecticut, Estados Unidos.

Los dueños se habían quedado sin vivienda y ya no tenía la posibilidad de cuidar a su perro. Con el tiempo entendieron que tenían que regalar a su amado pitbull, que se llamaba “Fatty McFat”.

Tuvieron que abandonar a su perro

Ellos no lo querían hacer, pero era por el bien del perro.

Fuente de foto: Facebook/The Simon Foundation

Según InspireMore los dueños visitaron unas 50 organizaciones tratando de encontrarle un hogar a su perro. Pero nadie lo quería cuando veían que tenía una posición muy defensiva cuando veía que alguien amenazaba a sus dueños.

Los dueños estaban completamente desesperados. Sabían que tenían que hacer algo rápido para darle una nueva oportunidad en la vida.

Lo dejaron debajo de un árbol

A pesar de que era lo último que querían hacer lo tuvieron que hacer. Dejaron a Fatty debajo de un árbol en una jaula al lado de la clínica veterinaria Litchfield Hills Veterinary Animal Hospital.

El tierno perrito tenía todas sus cosas, sus juguetes, sus almohadas y su manta a su lado. Y los dueños también habían escrito una nota para la persona que los encontrara.

“Mi nombre es Fatty McFat. Solo soy agresivo porque tengo miedo. ¡Mi dueño me quiere mucho, soy su todo! Mis dueños se quedaron sin hogar y descubrieron que estaban enfermos y, por lo tanto, no podían cuidarme. Por favor, no los juzgues. Intentaron encontrar un nuevo hogar para mí y esto está documentado, ¡pero a nadie le importó! Fueron al veterinario, no les importó. Llamaron al departamento de policía de la policía, no les importó … “, decía en la nota que estaba en la jaula.

Fuente de foto: Facebook/The Simon Foundation

La carta seguía:

“Sé que mis dueños me aman porque fueron y son las únicas personas que han hecho todo lo posible por salvarme, amarme y consentirme. No es justo para mí vivir en un auto como los últimos dos meses y mis dueños lloran todos los días porque están muy tristes y me aman.
Soy muy, muy sobreprotector con mis dueños y muerdo a cualquiera que se les acerque o que yo sienta que es una amenaza. Mis dueños se quedaron sin hogar gracias a mí.
Todo lo que quiero es que tenga la oportunidad de ser tratado con cuidado, dignidad y que alguien quiera amarme sin importar lo que pase. Los corazones de mis dueños están completamente destrozados y están muy tristes de que las cosas hayan salido así. Nadie quería ayudar.”

Los dueños estaban devastados

Un hombre llamado, Thomas Mitchell, que trabaja en Harwinton Animal Control, vio cuando los dueños dejaron al perro debajo del árbol.

– Lo dejaron ahí y revisaron que todo estaba preparado. La mujer llamó a la clínica veterinaria para que supieran que estaba ahí y se fue conduciendo, cuenta Mitchell al canal de televisión local WFSB.

Fuente de foto: Facebook/The Simon Foundation

Según Thomas los dueños estaban devastados por el hecho de tener que abandonar a su amado perro.

Llegó a un refugio

El canal de televisión luego encontró a la mujer y ella contó que había sido la peor decisión que había tenido que tomar en su vida. Pero al mismo tiempo no tenía otra opción.

Finalmente Fatty llegó al refugio The Simon Foundation que recibe a perros abandonados.

Publicaron fotos del perro en Facebook y muchísima gente reaccionó con su historia.

Fuente de foto: Facebook/The Simon Foundation

Pero todo iba a tener un final feliz para Fatty.

Final feliz

Después de unas semanas el refugio comunicó las maravillosas noticias – los dueños de Fatty habían encontrado un trabajo y se pudieron reunir otra vez.

Mucha gente también donó dinero para que le pudieran comprar comida, llevarla donde un veterinario y cuidarla muy bien.

Fuente de foto: Facebook/The Simon Foundation

Fatty McFat finalmente tuvo un final feliz y se reunió con su mamá humana otra vez, ella lo ama más que todo en este mundo. Les deseamos mucha suerte en el futuro.

Todos los perros y los otros animales se merecen un hogar con amor. Comparte si estás de acuerdo.