Miles de leones son criados en cautividad para que los turistas los cacen: “Se ha convertido en un negocio”

Cada año, miles de leones son criados en cautividad para ser asesinados a tiros por turistas.

En su libro el empresario y filántropo Lord Michael Ashcroft habla sobre el horrible negocio de la caza en Sudáfrica, informa el Daily Mail.

El libro trata sobre la raza de leones en cautividad y revela que hay aproximadamente 12.000 leones criados en cautividad en Sudáfrica, cuatro veces más que en la naturaleza.

Foto: Lord Ashcroft

En un extracto del libro, publicado por el Daily Mail., Lord Ashcroft escribe:

“No es exagerado decir que la caza de leones en Sudáfrica se ha convertido en un gran negocio. Miles de leones nacen en cautividad todos los años, son separados de sus madres cuando tienen solo unos días de vida, utilizados como señuelo para el turismo y luego asesinados en la caza o sacrificados para vender sus huesos, u otras partes del cuerpo, que son valiosas en el mercado de la medicina asiática.”, Escribe y continúa:

“Los alimentan mal, los tienen encerrados en condiciones de hacinamiento y antihigiénicas y son golpeados si no se cumplen con las expectativas de los clientes. Este sistema ominoso se ha disparado a una escala increíble y, según mis cálculos, hay al menos 12.000 leones en cautividad en el país. Solo hay 3.000 leones viven en libertad”.

Según el Daily Mail, Ashcroft realizó dos operaciones de investigación encubiertas durante dos años. Se llamaron Operación Simba y Operación Chastise. El equipo encontró varias pruebas de esta brutal caza.

Foto: Lord Ashcroft

En uno de los vídeos, que encontró el equipo, se ve a dos cazadores de trofeos dispararle a una leona en un árbol, cuando cae al suelo, le disparan nueve veces más hasta que muere.

“Industria cruel y bárbara”

Según el libro de Ashcroft, un león macho adulto puede llegar a valer unos 50.000 dólares americanos.

A través de un comunicado de prensa de Unfair Game, Ashcroft escribe que la caza de trofeos está ensuciando Sudáfrica.

“Es hora de darse cuenta de que es un negocio cruel y bárbaro que no tiene cabida en el siglo XXI”, escribe.

Es un gran logro que Lord Ashcroft haya destapado esta horrible realidad. Y todos podemos ayudar a que se entienda que esto no es aceptable.