Mujer encuentra a un perro medio muerto en la playa: cuando se niega a comer, la mujer se da cuenta de la triste verdad

¿Qué sería de nuestro mundo sin todos estos maravillosos amantes de los animales?

Un aburrido, oscuro y frío lugar.

Megan Rose de Nueva York es una de esas personas que transmiten un poco de esperanza en nuestro mundo.

Ama a los perros y si ve algún animal en peligro actúa de inmediato – ¡a este tipo de personas las respeto muchísimo!

Cuando Megan y su novio se fueron de vacaciones a la República Dominicana, casi todo transcurrió como de costumbre. La pareja visita la pequeña isla cada año, pero este viaje sería muy diferente.

Y fue cuando la pareja se fue a la playa cuando vieron algo fuera de lo normal.

”Había estado caminando por la playa cerca de 20 minutos cuando vi algo. Dije: ” Creo que hay un perro echado allí lejos” Mi novio respondió: “No vayas allí. No estamos aquí por eso”, cuenta Megan a Western Journal.

Megan decidió sin embargo echar un vistazo al animal y descubrió que se trataba de un perro de pelo corto, con pelaje blanco y negro.

Su primera reacción cuando vio al perro, que luego bautizó como Rumba, fue que se comportaba de una manera muy extraña.

Pronto comprendió que Rumba estaba sin hogar, extremadamente hambrienta y sedienta. Megan y su novio fueron al buffet del hotel, recogieron algunas salchichas, las cortaron y las pusieron en la arena frente al perro.

Uno hubiera pensado que Rumba hubiera corrido hacia la comida y la hubiera devorado ¿Verdad?

Pero el perro no hizo nada de esto. Rumba se acercó y recogió despacio un trozo de salchicha y se fue corriendo de allí.

“Ella tomó la comida y la enterró a 10 metros de distancia. Luego regresó, recogió un trozo nuevo y lo enterró a otros 15 metros de distancia “, explica Megan.

Le llevó un tiempo a Megan entender el comportamiento extraño del perro. La verdad le destrozó el corazón.

Rumba no enterraba la comida porque no tenía hambre. Al contrario: ella lo hacía porque pensaba que no obtendría más que eso, nunca más.

Megan comprendió que debía actuar y trató de hacer todo lo que estaba en su mano.

Megan planeó volver a casa con Rumba y en Nueva York encontrarle una casa de acogida. Gracias a la ayuda de las organizaciones locales de ayuda a los perros, Megan y Rumba consiguieron volver a los EEUU.

Todo fue bien – excepto cuando Rumba salió de la jaula de carga en el aeropuerto de Nueva York …

”Abrimos la jaula, Rumba salió y se meo encima mío” recuerda Megan.

“Pero nunca he estado más emocionada por se me mearan encima”

La pareja ya tenía dos perros, pero rápidamente tomaron la decisión de mantener y adoptar Rumba. Megan sabe que era la decisión correcta.

“Pensé que mi capacidad para sentir más amor por un perro estaba limitada … Y luego la conocí y esto es en un nivel completamente nuevo. No hay límite cuando se trata de amar a esas criaturas “, dijo Megan.

When your two soulsMUTTS finally meet! ?? #kanyeandrumba

A post shared by Megan Rose (@meg00rose) on

Gracias a los amantes de los animales como Megan, muchos amigos de cuatro patas tienen la oportunidad de vivir una vida más segura, más feliz y mejor. Nadie puede hacer todo, pero todos pueden hacer algo.

Gracias por darle a esta adorable perra un futuro mucho mejor. Gracias por llevarte a Rumba a casa y amarla.

¡Comparte si también te alegra leer esto!