Nena de 3 años perdida es encontrada gracias a su perro sordo y casi ciego

Para unos padres, que algo le ocurra a sus hijos es lo peor que les puede ocurrir. Así que me puedo imaginar la angustia que vivieron los padres de Aurora cuando, el pasado viernes, vieron que su pequeña de 3 años había desaparecido.

A la mañana siguiente más de 100 personas buscaban a la niña sin descanso, sin poder imaginar que el héroe de esta historia no iba a ser ninguno de ellos…

El viernes 20 de abril los padres de Aurora denunciaron la desaparición de su hija, de 3 años, en Queensland, Australia. Al parecer la niña se adentró en las montañas, por su cuenta, y desapareció sin dejar rastro, según informa ABC News

Más de 100 personas, entre voluntarios de State Emergency Service (SES) y policías, participaban en la búsqueda de la pequeña, era cuestión de vida o muerte.

La búsqueda era además difícil ya que las laderas eran muy empinadas y hay mucha vegetación.

A la mañana siguiente, la abuela de la niña, la señora Bennett, y otros voluntarios, escucharon unos gritos desde una colina y corrieron hacia la zona.

“Cuando escuché ‘abuela’ supe que era ella”, cuenta señora Bennett.

Cuando se acercaron no vieron a la niña por ninguna parte, pero sin embargo alguien había salido a su encuentro, Max, el perro de la familia. Max guió entonces a la abuela hasta donde estaba la niña. El perro había pasado 15 horas con la pequeña, protegiéndola.

Max tiene 17 años, está sordo y parcialmente ciego, es increíble que jugase un papel tan importante para proteger a la pequeña y que finalmente fuese encontrada.

La abuela cuenta que el reencuentro fue muy emotivo, “con muchas lágrimas”.

“Creo que [Aurora] se asustó con tantas lágrimas pero le expliqué que eran lágrimas de felicidad,” cuenta la abuela a ABC News.

Fuente de la imagen: Youtbue

Aurora sufrió solo algunos cortes, lo que es una suerte teniendo en cuenta que la noche que había pasado en las montañas había sido muy fría, afortunadamente Max estaba allí con ella para protegerla y darle calor.

Ahora la familia solo tiene palabras agradecimiento para todos los que han participado en la búsqueda:

“Han viajado desde todas las partes de la región para ayudar, y por eso es por lo que unen a SES, para cuidar de la comunidad… y traer felicidad a una familia”, declara la abuela.

Fuente de la imagen: Twitter

El trabajo de estos voluntarios fue impresionante, pero no menos impresionante fue la vital labor del perro Max, que acompañó a Aurora todo el tiempo y los llevó hasta donde estaba la pequeña.

Max se merece un gran ‘me gusta’ y que compartamos su historia. ¡Max, eres un héroe!