Perra discapacitada abandonada con una bolsa de pañales y una nota

Adoptar a un perro o a un gato paralítico no es la elección más optima para un posible dueño.

Pero podría ser una experiencia muy satisfactoria, así que no te asustes por las necesidades especiales de un perro.

Desafortunadamente, los perros discapacitados suelen ser abandonados a su suerte.

Lunita era una  perra preciosa con una discapacidad, y por ello fue abandonada en las calles de Salta, Argentina.

Lunita, un perra de tamaño mediano, y discapacitada, fue abandonada en la calle una mañana del mes de mayo del 2014.

A su lado había una nota con su nombre y una explicación.

Facebook / Lunita’s Wish

Su anterior dueño no dejó ni comida ni agua. Éste explicaba que no podía hacerse cargo de ella. Pero no había más información.

Lunita estaba echada boca a bajo en la acera cuando la encontraron, con sus patas traseras todavía unidas a una silla de ruedas en mal estado.

Por suerte alguien vio a Lunita y llamó a la organización en favor de los animales LUBA Salta.

Muy pronto, dos voluntarios se apresuraron a recoger a Lunita.

La llevaron al refugio y poco después encontraron una casa de acogida para Lunita. Mientras tanto se informaba en las redes sociales que buscaban una familia que la adoptara.

Facebook / Lunita’s Wish

Pero no pasó nada, ¡hasta que una familia de los Estados Unidos mostró su interés!

Se creó un fondo para recaudar dinero y poder enviar a Lunita a los Estados Unidos.

Desafortunadamente, las cosas no fueron bien para Lunita en su nuevo hogar adoptivo. Su nueva familia no sabía cómo cuidar adecuadamente al perro discapacitado.

Facebook / Lunita’s Wish

Durante ese tiempo, una cama infestada de ácaros le produjo a Lunita una infección de estafilococos muy grave.

Facebook / Lunita’s Wish

Debido a la infección, Lunita perdió todo su cabello de cintura para abajo, incluida la cola.

También había perdido mucho peso, Lunita pesaba tan solo 16 kilos.

Una infección grave en el tracto urinario la dejó con tanto dolor que gritaba cada vez que un cuidador le limpiaba la parte inferior.

Fue necesario un gran esfuerzo y atención médica para tratar todas las enfermedades que la perra tenía, pero finalmente se recuperó.

Junto con su nueva familia y ya con buena salud, Lunita vio la nieve por primera vez, viajó mucho, hizo nuevos amigos e incluso disfrutó de las fiestas de cumpleaños.

Facebook / Lunita’s Wish

El 15 de junio de 2018 fue uno de los mejores días de la vida de Lunita.

Ese día cumplió 11 años y se divirtió mucho con todas las personas y los perritos que vinieron a desearle un feliz cumpleaños.

Incluso llegó a comer su pastel especial para perros.

Sin embargo, poco después de celebrar su 11º aniversario, se enfermó de nuevo y tuvo que ser admitida en la UCI, donde una vez más luchó por su vida.

Su pronóstico no era bueno y su respiración seguía empeorando.

Facebook / Lunita’s Wish

Cada vez que le quitaban oxígeno a Lunita, su lengua comenzaba a ponerse azul. Así que su familia decidió que era hora de dejarla ir.

Lunita falleció rodeada de sus seres queridos.

“Nunca la olvidaré. Significó mucho para mí”, escribió la madre de Lunita en Facebook.

“Ella cambió mi vida para siempre. La quería muchísimo”

Facebook / Lunita’s Wish

La historia de Lunita llegó a su fin debido a su vejez y las luchas del pasado.

Pero una cosa está clara, el último capítulo de su vida fue realmente feliz. Lunita es un asombroso ejemplo de perseverancia.

¡Qué su vida sirva de ejemplo para aquellos que piensan que las cosas no van a mejorar! ¡Descansa en paz, Lunita!

¡Comparte esta historia con todos tus amigos en Facebook para rendir homenaje a una perra maravillosa!