Perrita recorre 10.000 km para reencontrarse con su dueña –después de que la pandemia las separase

El amor se presenta cuando menos te lo esperas y de formas también inesperadas. Samantha es una chica americana que lo sabe bien. La joven viajó desde los Estados Unidos hasta Argentina para realizar un trabajo de voluntariado, y allí se “enamoró” de la perrita Estelle.

La pandemia la sorprendió en mitad de su voluntariado, pero eso no pudo acabar con el cariño entre perra y humana. Ahora la perrita ha viajado 10.000 km para reencontrase con su querida dueña.

Sam se encontraba en Córdoba, en Argentina, cuando estalló la pandemia. Lamentablemente tuvo que dejar su trabajo, colaborando con la organización Project Abroad, y regresar a los Estados Unidos.

 “No me dieron opción, tenía que volver a casa en los siguientes días”, dijo Sam según recoge ElDemócrata.

Pero Sam dejaba algo más… Una perrita muy especial.

En las calles de la ciudad había encontrado una perrita sin hogar, a la que llamó Estelle.

Fuente: Youtube eldoce

“Estaba muy flaca, frágil y no podía reaccionar cuando le mordían. De inmediato la llevé a otra perrera para que pudiera descansar tranquila”, comentó Sam, según recoge ElDemócrata.

Pero cuando Sam tuvo que volver a los Estados Unidos, no pudo llevarse a Estelle. La perrita no pesaba lo suficiente para viajar. Así que Sam contrató los servicios de una empresa para que se hicieran cargo de ella.

Fuente: Youtube eldoce

Sam, en la distancia, esperó paciente hasta que Estelle estuvo más fuerte, y cuando engordó los kilos que necesitaba, viajó a Miami para reunirse con Sam.

Estelle recorrió 10.000 kilómetros en un viaje de 20 días, pero ahora, dueña y perrita se han vuelto a reencontrar, y esta vez es para siempre.

“Tardé un tiempo en poder asimilar que todo había terminado, que el sueño se había hecho realidad y que ella por fin había llegado a casa”, cuenta Sam emocionada.

Gracias, Sam, por no olvidarte de Estelle y darle el hogar que necesitaba