Perrito moribundo se acerca a hombre afligido en el trabajo y se produce algo muy hermoso

Los perros son los más leales que existen. Tienen un vínculo fuerte e inquebrantable con la gente y son excelentes compañeros, sin importar cuánto tiempo pasen con ellos.

Esta increíble, emotiva y real historia es nuevamente otra prueba de ello.

Kasie Dawn Leightenheimer / Facebook

Hace algunos años, Cody Leightenheimer pasó un periodo muy difícil en su vida.

Todo su mundo se vino abajo cuando él y su mujer perdieron a dos bebés en un aborto involuntario. Cody se quedó con un vacío enorme en el corazón, que era imposible de llenar.

Pero las cosas iban a cambiar rápidamente.

Cody Leightenheimer trabajaba en una fábrica de madera y un día, notó que un cachorro se le acercaba.

Inmediatamente, Cody se dio cuenta de que ese cachorro no estaba sano. El pobre perro probablemente estaba infestado de pulgas y estaba muy desnutrido.

Imgur

“Se acercó a mí y me miró con sus enormes ojos”, recordó Cody.

Cody inmediatamente se compadeció de él y le dio algo de comida.

Imgur

Tras recibir los alimentos y la nutrición que necesitaba, el perro se quedó satisfecho de momento.

Este durmió un poco en la oficina de Cody antes de que lo llevaran al veterinario.

Imgur

“Lo llevamos a nuestro veterinario y toda la clínica se enamoró de él al instante. El veterinario tuvo dificultades para identificar su raza debido a su tamaño. Finalmente confirmaron que se trataba de un pastor de las islas Shetland, de una edad de entre 8 y 12 años con un peso de 3,3 kilos.

Desafortunadamente, al perro se le diagnosticó sordera, dientes podridos, úlceras estomacales, cataratas y una pequeña pupila por un traumatismo en la cabeza.

Imgur

A Cody le dijeron que este perro no sobreviviría mucho tiempo. El veterinario le dio de tres meses a un año de vida.

Pero a pesar de esas noticias devastadoras, Cody y su familia decidieron llevárselo a casa y comenzaron a tratarlo con mucho amor.

Imgur
Imgur

Después de operarle las fístulas, un tratamiento estricto con medicina, mucho amor y cariño, “Toothless” ( Desdentado – como le llamaba cariñosamente la hija de cinco años de Cody) por fin pudo vivir el mejor momento de su vida.

Esta era la primera vez que el perro se sentía querido y cuidado por una familia.

Imgur

”Le encantaba que le dieran comida con cuchara. El yogurt griego era su comida favorita, recordaba Cody.

A ”Toothless” hasta le encantaba jugar en la parte de atrás de la casa durante el invierno.

Imgur

Parece ser que a “Toothless” no le importaba formar parte de este cambio.

Se acurrucaba cerca de Cody cuando quería decirle cuánto amaba a su nueva familia.

Imgur

Pasaba mucho tiempo con su familia jugando a las cartas.

Imgur

Formaba parte de las celebraciones familiares.

¡Por ejemplo, a ”Toothlees” lo vestían durante las navidades!

Imgur

Y se pasaba mucho tiempo tomando siestas. ¡Le encantaba descansar en un hogar amoroso y seguro!

Imgur

A pesar del corto tiempo que pasaron juntos, “Toothless” desarrolló un fuerte vínculo con su nueva familia.

Podría haber tenido una vida dolorosa, pero valía la pena poder terminar con Cody y su familia.

Facebook / Kasie Dawn

Lamentablemente, el reloj estaba corriendo y el tiempo se estaba acabando.

La foto de abajo fue tomada unos días antes de que “Toothless” falleciera.

A pesar de su muerte, “Toothless” siempre tendría un lugar especial en el corazón de su familia.

Al perro le habían dado entre tres meses a un año de vida. Al año ”Toothless” estaba ya muy malito, pero durante ese tiempo, el cachorro animó la vida de esa familia, sorprendiéndoles cada dia.

Imgur

”Vi cómo mi mejor amigo, la mascota más amorosa y el luchador más heroico que he conocido, se iba durmiendo en una última siesta, mientras su madre y yo estábamos a su lado, escribió Cody.

Cody espera que él y su familia le hayan dado los suficientes momentos dichosos para poder limpiar los recuerdos terribles que pudiera tener.

Imgur

Traté de no llorar, realmente lo intenté – pero no pude evitarlo y las lágrimas rodaban por mis mejillas cuando leía esto. 

Muchas gracias a Cody y a su familia, por haberlo llevado a casa y haberlo cuidado amorosamente. Supongo que su último año compensó todos los anteriores; ¡Él no olvidará!

Nunca es tarde para ayudar a un perro que lo necesita, como en esta historia. 

Da lo mismo si es un cachorro o un perro adulto, todos se merecen saber lo que es ser querido y cuidado por una familia que se preocupa por ellos. 

Por favor comparte esta emotiva historia con todos los amantes de los animales que conoces, para que puedan leer sobre la historia de Cody y Toothless.