Perro duerme siempre junto a su dueño convaleciente – se van para siempre con una hora de diferencia

En los momentos duros de la vida es cuando más necesitamos a nuestros seres queridos. Y para los que tenemos perro o gato, entre esos seres queridos siempre están nuestros entrañables compañeros de cuatro patas. Su apoyo es incondicional hasta más allá de la muerte.

El soldado Daniel Hove y su perro Gunner murieron con una hora de diferencia. Esta es su conmovedora historia.

Daniel Hove era soldado de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y tras retirarse trabajó como jefe de bomberos, según cuenta Zooprende.

Este hombre, habiendo sido soldado y bombero, tuvo que vivir muchas situaciones de peligro, pero ninguna noticia fue tan aterradora como recibir el diagnóstico de cáncer de páncreas.

Su familia, por supuesto, estuvo a su lado en todo momento. Pero hubo alguien más que ayudó enormemente a hacer más llevadera la enfermedad, su perro Gunner.

Gunner es un perro labrador de 11 años, y desde que su dueño enfermó, el perro no se apartó ni un segundo de su papá humano. Incluso tuvieron que ponerle una camita al lado de la de Daniel para que los dos pudieran descansar tranquilos y en compañía.

Cuando Daniel entró en fase terminal, su perritó enfermó también.

Un día notaron que Gunner casi no se movía, e intuyeron que el momento se acercaba.

Entonces tuvieron que tomar la decisión más difícil pero también la más piadosa: llevarlo al veterinario para dormirlo para siempre, porque sabían que no iba a soportar la pérdida de su amado dueño.

“Cuando mi padre se agitaba, el perro se agitaba, cuando mi padre estaba inquieto, el perro estaba inquieto, mi padre no respondió, el perro no respondió”, cuenta Heather, según recoge Zooprende.

A la hora de la partida al cielo de Gunner, la familia descubrió impactada que Daniel dejó de respirar.

Ahora perro y amo estaban otra vez juntos, como siempre y ahora de verdad para toda la eternidad, en el cielo.

A su hija Heather le queda el consuelo de que su padre no tuvo que pasar por la dura experiencia de saber que su perrito ya no estaba.

«Siempre pensé qué sería más traumático para Gunner, si dormirlo para terminar con su sufrimiento, o que tenga que sufrir la muerte de papá. De cualquier manera eso lo iba a matar. Sabíamos que se irían juntos, pero nunca que apenas solo con horas de diferencia«, dijo Heather según recogen los medios.

“Gunner no podría vivir sin papá. Creo que eligió irse con él”, confiesa Heather.

Yo creo que Gunner no hubiese podido soportar la tristeza de esta pérdida. El único consuelo es que ahora descansa los dos en paz.

Comparte esta conmovedora historia que muestra, una vez más, el lazo tan fuerte que une a los humanos y a sus perros.

Aquí tienes otra historia que demuestra la fidelidad incondicional de los perros: Perro fiel espera en el hospital durante 3 meses después de que su dueño dejase este mundo para siempre por coronavirus.