Perro fiel espera en el hospital durante 3 meses después de que su dueño dejase este mundo para siempre por coronavirus

Simplemente no nos merecemos el amor y la fidelidad incondicional de los perros.

Cualquiera que haya tenido un perro sabe lo especiales que son estos animales. Los lazos que establecemos con estos amigos de cuatro patas va más allá de lo que muchos puedan imaginar.

A menudo se ha demostrado que esos lazos incluso van más allá de la vida. De la misma forma que nosotros lamentamos la pérdida de nuestros perros, hay pruebas contundentes que sugieren que los perros también nos lloran cuando nos vamos para siempre.

Un perro de China ha aparecido en los titulares después de esperar en un hospital durante tres meses tras morir su dueño por coronavirus.

Este perro de siete años, conocido como Xiao Bao, que se traduce como Pequeño Tesoro en chino, apareció por el hospital por primera vez cuando la pandemia comenzaba en febrero.

Según informantes, el propietario de Xiao fue ingresado en el Hospital Wuhan Taikang y falleció cinco días después de una breve batalla contra el virus.

Xiao esperó a su dueño en el vestíbulo del hospital durante tres meses . El personal del hospital trató repetidamente de sacar al perro, llevándolo lejos del edificio. Sin embargo, él encontraba siempre el camino de regreso.

A mediados de abril, al reducirse las restricciones en China, el supermercado dentro del hospital pudo reabrir, permitiendo que el comerciante alimentara y cuidara a Xiao, que se había quedado solo en el mundo.

El comerciante Wu Cuifen contó: “Me dijeron que el dueño de Xiao Bao, un señor jubilado, había estado en el hospital tras enfermar por el coronavirus. Luego falleció, pero Xiao Bao no lo sabía y simplemente se quedó en el hospital buscándolo”.

“Nunca salió del hospital. Fue increíblemente conmovedor y tan leal. Me familiaricé con el perro y luego lo traje a la tienda. Cada mañana, cuando abría, Xiao Bao estaba allí esperándome. Me despedía al final de cada día”.

A finales de mayo, el hospital había recibido varias quejas por que el perrito Xiao deambulando por los pasillos. El personal contactó con la Asociación de Protección de Pequeños Animales de Wuhan, que ahora lo ha acogido con el objetivo de volver a buscarle un hogar.

Qué historia tan conmovedora, y una prueba más de que el perro realmente es el mejor amigo del hombre.

Espero que Xiao encuentre un hogar para siempre y reciba todos los abrazos y el amor que merece. Comparte este artículo si también quieres desearle lo mejor a este fiel y maravilloso perrito ❤️