Perro poodle gigante se cree aún un cachorro y nos ofrece desternillantes escenas

El mundo perruno es muy variado. Hay perros de diferentes colores, tipos de pelaje, formas de hocicos o orejas…. y por supuesto: tamaños. Hay perros que casi te los puedes meter en el bolsillo de la chaqueta, y otros que te podrían derribar con solo empujarte con una uña. Este es el caso de Rowlf.

Se trata de un enorme poodle, ¡de 180 centímetro si se pone de pie! Pero que sigue teniendo espíritu de cachorro juguetón.

Foto: Facebook

Rowlf vive con su familia en el Reino Unido, y quiere, como cualquier perrito, sentarse en las rodillas de sus humanos cuando están en el sofá, pero es tan grande que casi ni vemos a la hija de la familia.

Foto Facebook

En uno de sus saltos de alegría para saludarte, puedes acabar en el suelo si no estás preparado para tantos kilos de entunsiasmo desmedido. Y es que Rowlf, que acaba de cumplir dos años, sigue teniendo el espíritu de un cahcorro.

Rowlf es muy cariñoso y no para de dar besos.


Foto: Facebook

Es muy divertido ver que le casa más de una cabeza de altura a la pequeña de la familia, ¡y eso que está sentado!

Y le encanta abrazar a la familia… Pero incluso su fortachón papá parece pequeño a su lado.

Gepostet von Rowlf am Dienstag, 5. Mai 2020
Foto: Facebook

Las llamas lo miran como preguntándose: ¿Este es uno de los nuestros? Es alto y tiene el pelito como nosotros…

Sinceramente a primera vista a mí me daría no miedo pero sí respeto, pero viendo estas fotos, está claro que este grandullón es, como cualquier perro que recibe cuidados y amor, un ser adorable y precioso.

¡Compártelo para que todos conozcan a esta enorme maravilla del mundo perruno!