Personal de refugio no puede creer lo que ve cuando el perro se sube al peso – notan que la causa es el dueño

Desafortunadamente, todas las personas no están en condiciones de cuidar a una mascota. Aunque una persona le dé mucho amor a su perro o gato, hay muchos otros parámetros que también entran en juego a la hora de adoptar una mascota.

Uno de ellos es alimentarla bien.

Este beagle, llamado Kale Chips, tenía una vida de montaña rusa. Le dieron demasiada comida y eso no le hizo bien. El dueño debe haber sufrido una severa pérdida de memoria y esto resultó en que el perro recibiera demasiada comida. El perrito apenas podía caminar en su peor momento, en 2015.

Kale Chips llegó a pesar ¡40 kilos!, según informa Metro UK.

Pero su vida un día dio un inesperado y afortunado giro. Fue cuando el perro, de ocho años, llegó al refugio de animales Happy Dog Barkery, y ahí comenzó su viaje hacia un peso que le daría una mejor calidad de vida.

En Happy Dog Barkery se recuperó y en el siguiente vídeo pueden disfrutar de su fantástico viaje.

En un comentario sobre del vídeo, el personal del refugio de animales escribe que se acuerdan mucho de este perrito tan especial tras su desaparición.

“Gracias a todos por sus amables palabras y buenos recuerdos. Saben lo difícil que es perder a un perro. Kale fue único y su historia conmovió a mucha gente, así que creo que esto es aún más difícil. Todavía lo busco por la mañana y en la tienda cuando escucho algo que lo hacía ladrar. Diría que las ardillas en la granja están más felices ahora que no las persigue, pero Rosie (su hermana recién adoptada) y Hazel aún las mantienen activas. Encendí una vela esta noche en su memoria y le dije lo mucho que lo echamos en falta todos. Paz, amor y muchos besos”, escriben en Facebook.