Abuela cuida a ”gatos” sin hogar – nieto se muere de risa al ver lo que ha dejado entrar en casa

Muchos animales son totalmente adorables, aunque no todos se adaptan como mascotas.

Aunque muchas veces hablamos de casos de personas que maltratan animales, hay muchas otras personas que dedican sus vidas a ayudar a los animales necesitados.

La abuela de Eric Hertleins es conocida por dar cobijo a gatos callejeros en su porche. Quiere que todos los gatos tengan un lugar seguro para dormir y que no pasen hambre.

A veces los deja también entrar en su casa.

Pero de lo que no se dio cuenta estaba fantástica abuela era que uno de sus invitados no era precisamente un gato.

Cuando su nieto Eric pasó un día a visitar a su abuela, notó algo raro…

Entre los gatos había una zarigüeya

En una cestita muy cómoda, rodeada de los otros gatos, había una zarigüeya, durmiendo calentita.

A Eric le pareció tan divertido que su abuela no se hubiese dado cuenta, que decidió compartir la anécdota en Twitter.

Pero lo más divertido es que la abuela se negaba a creer que se trataba de una zarigüeya, para ella todos los animales que había en su casa eran gatitos.

Eric tuvo que convencerla de su error. La zarigüeya – a la que la abuela había llamado Tete – llevaba varias semanas viviendo en casa de la abuela.

Las zarigüeyas la verdad es que tienen bastante mala reputación, como ocurre con las ratas, ya que la gente las suele ver como dañinas y malolientes.

Pero lo cierto es que el descubrimiento no pareció importarle mucho a la abuela, el animalito ya era parte de la familia.

Pungråtta
Twitter / eric_hertline

Cómo la zarigüeya pudo adaptarse a vivir entre gatos y humanos, es aún un misterio.  

A pesar de Tete no es un animal doméstico, se quedó a vivir en casa de la abuela, como los gatitos. 

¡Comparte esta divertida y tierna historia si a ti también te sacó una sonrisa la hospitalidad de la abuela!